Respirar para la calma

Hoy me gustaría compartir contigo una meditación guiada que te ayudará a disminuir la ansiedad y el estrés y a recuperar la calma, tanto mental como física.


Si estás pasando por un momento de estrés,

CUÍDATE



Ansiedad: ¿aliada o amenaza?


Ambas respuestas son correctas, en función de cómo y cuándo se manifiesta nuestra ansiedad.


La ansiedad es esencial para nuestra supervivencia. Sin ella, difícilmente entraríamos en estado de alerta ante un peligro o amenaza. Estas amenazas pueden ser reales (cuando cruzamos corriendo una calle con el semáforo en rojo con prisas y vienen coches) o psicológicas (imaginamos que viviremos una vejez con penurias económicas o enfermedades).


Para sobrevivir, los animales compartimos este mecanismo que nos hace sensibles a la presencia de peligros, y nos impulsa a ponernos a salvo mientras dura la amenaza. En este sentido, cuando la ansiedad es adaptativa y proporcionada al peligro es una gran aliada.

Sin embargo, la ansiedad es un problema para nuestra salud cuando permanece activada continuamente o cuando se manifiesta con una intensidad significativamente más elevada de lo que la naturaleza del estímulo supone. En este caso, puede causarnos dificultades físicas y psicológicas.

Estas dificultades pueden ser diversas y variadas, aunque no suelen darse todas a la vez. Entre ellas contamos con la siguientes:

  • insomnio

  • desgaste físico y mental

  • cansancio

  • dificultades sexuales

  • problemas digestivos

  • contracturas musculares

  • disminución de nuestras defensas

  • irritabilidad

  • dificultades en la atención y la memoria

  • inestabilidad emocional

  • baja autoestima

  • e incluso, si se mantiene durante tiempo prolongado, depresión o trastornos de la ansiedad como pánico, fobias, ansiedad generalizada o estrés postraumático.

En consecuencia, es recomendable atender la gestión de nuestra ansiedad y estrés. Para contribuir a ello, la respiración consciente y controlada es un recurso potente.

La respiración consciente: gran autorregulador de la ansiedad

La ansiedad y el estrés comportan cambios en nuestra respiración. Tendemos a respirar más rápido y más superficialmente, o de forma más profunda, respirando en ambos casos más oxígeno del necesario. En consecuencia, hiperventilamos.


La hiperventilación contribuye a provocar y a mantener las sensaciones desagradables de la ansiedad, como ese hormigueo en algunas zonas del cuerpo, las palpitaciones, mareos, sudoración, una sensación de ahogo...

Por el contrario, la respiración consciente y controlada es un gran aliado para autorregular y gestionar nuestros niveles de ansiedad y estrés, tanto si nuestra ansiedad es adaptativa como patológica. Basta con tomar conciencia del modo en que estamos respirando y, de forma deliberada, introducir los cambios favorables para entrar en calma y mantener nuestra respiración en ese estado durante un rato.


Por ello te invito a iniciar el Paso 1: Toma conciencia de tu respiración

Cierra los ojos y observa tu respiración.

Solo obsérvala. No cambies nada.

Tu respiración es ¿profunda o superficial, abdominal o torácica, rápida o pausada?


Quédate con esta información y sigue leyendo.

Meditación guiada, un recurso para recuperar la calma


La meditación guiada que te propongo hoy está pensada para reducir el estrés, los nervios, los miedos y las preocupaciones, todo ello causa de ansiedad. Además, ya al final de la misma, comprobarás que también tiene en cuenta el cuidado de la autoestima.


Te recomiendo que realices esta visualización guiada una o dos veces al día, asegurándote de que nada ni nadie te interrumpa. La perseverancia en la práctica y un entorno agradable y tranquilo durante la misma son dos aspectos esenciales, porque sin perseverancia no hay resultado y si el entorno no es tranquilo, agradable y sin interrupciones estarás añadiendo más leña al fuego de la ansiedad; justo lo contrario del objetivo deseado.


Ya puedes empezar con el Paso 2: Inicia esta respiración guiada y genera en ti cambios favorables para la calma gracias tu respiración.




(Esta meditación guiada pertenece al canal Meditación3)

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square