Reduce tu estrés

El estrés surge cuando sientes que no puedes afrontar una situación con los recursos con los que cuentas en ese momento, y en respuesta te sientes desbordado y angustiado.

 

Nuestro estilo de vida y diversas circunstancias son una fuente de estrés continuo: ruido, prisas, posibles dificultades económicas, conciliación de la vida laboral y familiar, exámenes, nuevos retos y desafíos, conflictos, una posible pérdida de tu trabajo, el nacimiento de un hijo...

Sin embargo, el estrés
excesivo y continuado 
es un problema para la salud.
Qué ocurre en tu organismo cuando estás estresado

Este vídeo muestra los mecanismos y el efecto del estrés en tu cuerpo y en tu estado de ánimo.

No todo el estrés es malo

Existen dos tipos de estrés: el eustrés (estrés positivo) y el distrés (estrés negativo)

El eustrés es el estrés que nos permite mantenernos activos y atentos en las actividades cotidianas, mejorando nuestro rendimiento, energía y concentración. Sin esta activación no podríamos desarrollar nuestras potencialidades.

Sin embargo, superados los límites del eustrés la persona sufre distrés, un tipo de estrés poco saludable que genera cansancio, irritabilidad y tensión en las relaciones, malestar psicológico y, si se prolonga en el tiempo, depresión, trastornos de ansiedad y un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Preocuparte por el estrés no mejora la situación

Diversas investigaciones indican que no todo el estrés es malo para la salud, y que el modo en que percibimos el estrés importa. Añadir estrés al estrés mediante la preocupación no es una solución saludable.

Empieza a relajarte ahora

Práctica cada día la técnica de la Meditación en un minuto. 

 

Te sentirás más relajad@ y calmad@ ante los estresores y las dificultades inevitables de tu vida cotidiana.

Ideas

Distrés vs Eustrés

Un individuo con distrés no se siente a gusto en su piel, le molestan sus sensaciones físicas, le agobian sus pensamientos y sus actos le parecen inadecuados.

 

En el eustrés, en cambio, el individuo se dedica de lleno a una actividad y tiene la sensación de estar absorto en lo que hace y en armonía consigo mismo. Con frecuencia, posteriormente experimenta una sensación de euforia.

 

Revenstorf y Zeyer

¿Qué te estresa?

Te propongo un ejercicio para tu autoconocimiento:

1. Haz una lista de las situaciones que suelen ser estresantes para ti.

 

Observa las diferentes áreas de tu vida: pareja, familia, trabajo, ocio, obligaciones ineludibles, vecindario...

 

2. Puntúa del 0 al 100 el nivel de estrés que sientes en cada una.

 

3. Escribe al lado qué piensas en esas situaciones que has recogido en tu lista.

4. Escribe algunos  modos alternativos, y en positivo, de hablarte a ti mismo y pensar sobre estas situaciones.

Reducción del estrés: una opción saludable

Si crees que ha llegado el momento de un cambio en tu vida, la hipnosis y las técnicas de relajación pueden ayudarte a reducir tu estrés.

Psicóloga General Sanitaria  y sexóloga

Plaza Gal.la Placídia 8-10, Barcelona