Cuidando de tu autoestima

La autoestima es tu sentido de valía personal.


Tómate un momento para prestarle atención. ¿Te sientes una persona valiosa?, ¿capaz de afrontar los retos de tu día a día?, ¿confías en tu criterio para tomar decisiones significativas y embarcarte en los proyectos que te importan?


La autoestima es una necesidad fundamental del ser humano para desarrollar su potencial, vivir una vida plena y significativa, y disfrutar de un bienestar personal duradero.





Qué te aporta una buena autoestima


Una buena autoestima favorece que ...

  • te involucres en tu vida de forma más activa

  • tengas sentimientos de control sobre las circunstancias

  • seas una persona menos ansiosa y con mejores capacidades para tolerar el estrés

  • seas menos sensible a las críticas

  • disfrutes de tus relaciones interpersonales, de pareja, amigos y otros eventos sociales

  • valores tu independencia

  • y además contribuye a mantener una mejor salud física


Posibles consecuencias de una autoestima dañada


Diversos estudios muestran que una autoestima dañada o pobre puede ...​​

  • generar sentimientos de apatía

  • pasividad

  • aislamiento

  • poca capacidad de amar

  • falta de confianza en tus habilidades y capacidades personales

  • un concepto de ti mismo empobrecido

  • dificultad para tomar la iniciativa, realizar nuevos proyectos y afrontar desafíos que den significado y plenitud a tu vida.

Puedes pasar la vida

pensando, pero

lo que al final mejora

tu nivel de autoestima

es lo que haces.



Empieza hoy con estas tres actividades para cultivar tu autoestima


1. Tu lista de cualidades


Realiza una lista con tus cualidades personales. Es una lista privada que no mostrarás a nadie. Recuerda que son las cualidades que tú te atribuyes y no importa que los demás estén de acuerdo con ello.


A veces tendemos a prestar más atención a nuestros defectos y carencias, que a nuestras virtudes y capacidades.


2. Tres cosas buenas al día


Casa día anota en una hoja tres experiencias buenas, positivas, agradables que hayas tenido en ese mismo día.


A veces tendemos a prestar más atención a los acontecimientos negativos que a los positivos.


3. El árbol de la autoestima


Para realizar con tus hijos, tu pareja, en familia...


Cada participante dibujará su propio árbol. Y entre todos realizaréis una lluvia de ideas de los aspectos positivos, cualidades y habilidades de cada uno.


Tras esta lluvia de ideas, cada participante pondrá en las raíces del árbol las cualidades, habilidades y aspectos positivos; tanto de los que se atribuye personalmente como de los que le han atribuido los demás miembros del grupo.

En otro momento y a solas, haz una lista de tus logros y sitúalos en la copa del árbol, simbolizándolos como frutos. ​


Después, cada participante reflexionará y analizará su árbol. ​La clave para orientar esta reflexión es encontrar la relación entre aspectos positivos, habilidades personales y logros. Y, por supuesto, poned en común vuestras conclusiones.


Relee al menos una vez a la semana los resultados de estas actividades.


Dedicar tiempo a fortalecer

y cultivar tu autoestima,

es una de las mejores

inversiones de tu vida.

Entradas destacadas