La eyaculación precoz y su tratamiento

Qué es la eyaculación precoz

Existen diferentes definiciones de eyaculación precoz, ya que en la actualidad no hay un criterio único.

Unas definiciones se centran en la latencia eyaculatoria observando el tiempo desde el inicio de la penetración hasta la aparición de la eyaculación; otras se enfocan hacia la satisfacción de la pareja y otras se basan en el nivel de control voluntario del reflejo eyaculatorio.

Por ejemplo, la Academia Internacional de Sexología Médica presenta la siguiente definición de eyaculación precoz basada en el control del reflejo eyaculatorio:

"La eyaculación precoz es la condición persistente o recurrente en que el hombre no puede percibir y/o controlar las sensaciones propioceptivas que preceden al reflejo eyaculatorio."

Esta definición difiere de la propuesta en la Clasificación de Trastornos Mentales CIE-10:

"La eyaculación precoz es la incapacidad de controlar la aparición de la eyaculación durante el tiempo necesario para que ambos participantes disfruten de la relación sexual."

Desde un punto de vista práctico, y en relación al tiempo, el hombre con eyaculación precoz eyaculará siempre (o casi siempre) poco después de introducir el pene en la vagina. Por lo general, en menos de dos minutos.

Es importante diferenciar entre eyaculación precoz y la insatisfacción con respecto al nivel del control eyaculatorio sin eyaculación precoz, ya que puede ocurrir que el hombre o su pareja demanden mantener una penetración hasta que el otro alcance el orgasmo con una duración variable de hasta incluso quince o veinte minutos. No conseguirlo en este caso, no implica padecer eyaculación precoz.

Causas de la eyaculación precoz

Las causas de la eyaculación precoz pueden ser de tipo orgánico o psicológico.

Entre las causas de tipo orgánico se encuentran el consumo de determinados fármacos como pueden ser los antidepresivos del grupo de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), alteraciones prostáticas, patologías neurológicas, problemas hormonales, factores genéticos, etc.

Cuando la eyaculación precoz es de origen orgánico suele estar causada por una condición médica y será necesario consultar al especialista adecuado. Es recomendable visitar al médico en los casos en que la eyaculación precoz es secundaria, cuando hay eyaculación espontánea o cuando el hombre es igual de rápido en la masturbación que en el coito.

Entre las causas de origen psicológico está el condicionamiento tras una experiencia de eyaculación rápida no deseada, muchas veces ya en la primera ocasión, que luego se mantiene ante la ansiedad que genera el fracaso anticipado para la siguiente relación sexual. O bien por el intento de controlar el tiempo de latencia eyaculatoria por presión personal -al considerar que el tiempo es insuficiente- o a petición de la pareja. El exceso de control disminuye la capacidad de fluir en la experiencia, generando alteraciones en la respuesta sexual.

La evitación de relaciones sexuales no hace más que agravar el problema pues además del aumento de la ansiedad y el miedo al fracaso, cuanto más se alarga la frecuencia en las relaciones sexuales menor suele ser la latencia eyaculatoria.

Epidemiologia

El porcentaje de hombres con eyaculación precoz varía entre el 15 y el 40 % según los estudios; aunque solo el 25 % de los afectados busca ayuda profesional.

Tratamiento sexológico de la eyaculación precoz

El tratamiento sexológico puede realizarse en pareja, cuando ambos miembros están de acuerdo y se sienten en sintonía de colaborar mutuamente en la terapia; o en caso de no haber pareja o no desear ésta colaborar –por los motivos que sea- puede realizarse un tratamiento sexológico individual.

A continuación se expone la terapia sexológica en pareja, sin fármacos, que tiene su origen en lo establecido por Masters y Johnson y adaptado por diversos autores con posterioridad, entre los que se cuentan los autores citados más abajo en la bibliografía.

El tratamiento que se presenta a continuación es un protocolo abreviado y orientativo, que no implica el éxito en su autoaplicación, ya que la mayoría de los casos de eyaculación precoz requieren el asesoramiento de un profesional de la sexología.

Fases del tratamiento sexológico de la eyaculación precoz

1. Erotización sensual:

En pareja

En esta etapa, la pareja prescindirá del coito para disminuir la ansiedad que genera la eyaculación precoz en uno o ambos miembros de la pareja.

Además, se iniciará un redescubrimiento de mapas eróticos así como una revitalización del erotismo de la pareja no centrado en el coito y, por consiguiente, no centrado en el problema.

Para ello, la pareja se acariciará durante un tiempo estimado entre 10 y 15 minutos de forma alternativa, redescubriendo sensualmente el cuerpo del otro, pero sin acariciar la zona genital.

De forma individual

Durante esta etapa, el hombre realizará una autoestimulación prestando plena atención a las sensaciones genitales, practicando la técnica de la parada y arranque de Semans. Antes de llegar al punto de no retorno, en una franja de excitación cómoda para el hombre, éste parará la estimulación un rato, prestando atención al devenir de su excitación, y luego volverá a estimular su pene como lo hacía antes. Tras tres paradas, continuará la estimulación hasta llegar al orgasmo, a su ritmo.

2. Erotización genital:

En pareja

A las caricias de la erotización general anterior se añadirán las caricias genitales, como una parte más del cuerpo, pero no siendo el centro principal de atención. El hombre se concentrara en saborear las sensaciones que siente al recibir las caricias. Uno de los objetivos es que recupere su capacidad de percibir su propio proceso excitatorio.

Por supuesto la pareja también saboreara ese dar y recibir en las caricias para su propio beneficio.

De forma individual

El hombre continuará con la autoestimulación tal como quedó explicada en la etapa anterior, solo que incrementando el grado de dificultad, ya que la parada se realizará en un punto más cercano al punto de no retorno del reflejo eyaculatorio.

3. Erotización orgásmica I:

En pareja

Se llevarán a cabo caricias compartidas tras unos minutos de erotización sensual y genital.

Cuando las etapas anteriores hayan culminado, el hombre se autoestimulará ante su pareja, practicando la técnica de la parada y arranque de Semans.

4. Erotización orgásmica II

En pareja

La pareja llevará a cabo caricias compartidas, sin penetración, hasta llegar a niveles altos de excitación. Puede ser adecuado que la pareja llegue al orgasmo si lo desea. No obstante, el punto crucial de esta etapa es que será la pareja quien estimulará ahora al hombre, realizando también la técnica de la parada y arranque, hasta conseguir el orgasmo finalmente.

En esta etapa, el nivel de control del hombre sobre la estimulación disminuye y ello puede generarle cierto grado de ansiedad. Se trata, en parte, de acostumbrarse a nuevos ritmos y sensaciones, así como a diferentes grados de control de la estimulación.

5. Desensibilización intravaginal I:

En pareja

Se realiza la penetración, el hombre tumbado boca arriba y la pareja sobre él, en posición encabalgada. La penetración será lenta y una vez completada se hará una pausa para que el hombre pueda acostumbrarse a la sensación.

Se repetirá varias veces el procedimiento.

6. Desensibilización intravaginal II

En pareja

Se llevará a cabo la penetración en diferentes posturas, mientras el hombre realiza movimientos lentos sin llegar a la eyaculación, prestando atención a sus sensaciones y modulando el ritmo de las embestidas para afianzar el control eyaculatorio.

En esta etapa el hombre seguirá eyaculando en el exterior, y llegará al orgasmo ya sea por autoestimulación o estimulación de su pareja.

7. Desensibilización intravaginal III

En pareja

Se inicia como la desensibilización vaginal II y luego se pasa de la serie de movimientos lentos a otra serie de movimientos más rápidos. Se alternarán series de movimientos lentos con series de movimientos rápidos.

En esta etapa el hombre puede llegar al orgasmo durante la penetración. Con la culminación exitosa de esta etapa, puede considerarse resuelta la eyaculación precoz.

***

A lo largo del tratamiento se prestará mucha atención a la comunicación entre la pareja y a atender las necesidades y expectativas de ambos miembros de la relación. Además, se entrenarán técnicas de relajación que puedan reducir el nivel de ansiedad que generan tanto el problema como sus consecuencias.

Es importante saber que este es un procedimiento posible, que se realizará adaptado a cada caso específico siempre que la pareja esté en disposición de colaborar.

Existe también la posibilidad de realizar una terapia individual.

Nuevas tecnologías y eyaculación precoz

App Peep, descubre qué puede hacer por ti

Si quieres seguir un entrenamiento autoaplicado puedes utilizar la App Peep, elaborada por el psicólogo y Sexólogo Pedro Lucas, en la que se plantea un entrenamiento del control eyaculatorio, tanto para hombres con eyaculación precoz como para hombres que quieran ampliar su control eyaculatorio por otros motivos.

Para saber más sobre esta app y descargártela puedes consultar la web de su autor, donde encontrarás los enlaces de descarga directos a App Store y Google Play y una explicación detallada de las potencialidades de Peep.

Bibliografía

Cabello, F. (2010). Manual de sexología y terapia sexual. Madrid: Editorial Síntesis.

Matesanz, A. (2005). La eyaculación precoz. Madrid: Biblioteca Nueva.

Seco, K. (2009). Eyaculación precoz: manual de diagnóstico y tratamiento. Una visión global e integradora. Madrid: Editorial Fundamentos.

Seco, K. (2016). Cómo solucionar la eyaculación precoz. Manual de autoayuda. Madrid: Editorial Síntesis.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square

Psicóloga General Sanitaria  y sexóloga

Plaza Gal.la Placídia 8-10, Barcelona