Entradas destacadas

En tiempos de crisis, protege tus relaciones

En estos días de cuarenta por COVID-19 es esencial cuidar de nuestras relaciones más queridas: pareja, hijos, padres, amigos y otros familiares.

 

En muchos casos estaremos compartiendo hogar. Y en muchos otros, la tensión estará por las nubes. ¿O no?

 

 

 

 

La situación

 

En estos días de confinamiento podemos sentir y experimentar que nuestras relaciones más queridas se resienten.

 

Quizás estamos preocupados, irritables, tristes, tenemos miedo o cansancio, entre otras manifestaciones del estrés agudo, y es muy probable que nuestros niveles de susceptibilidad estén al máximo. Esto puede hacer que saltemos con facilidad.

 

Como las relaciones se retroalimentan, un mal gesto, unas palabras duras, un tono más árido del habitual puede generar sentimientos desagradables y malestar en aquellos con quienes nos relacionamos afectivamente.

 

Eso, lejos de mejorar la situación, provocará una reacción del otro que puede incrementar la escalada del conflicto y acabar en discusión, más ansiedad y nerviosismo, tensión y cansancio.

 

Cada persona reaccionará a su manera y en función de su estado.

 

Quizás nada de lo anterior sea cierto para ti y estés gestionando esta situación con mucha calma y habilidad. Eso es genial y es lo que deseamos conseguir.

 

Sea cual sea la situación en la que estés, desde la psicología positiva, sabemos que las fortalezas del carácter pueden ayudarnos a afrontar mejor esta situación.

 

 

Qué hacer para proteger nuestras relaciones afectivas durante la pandemia de COVID-19. (Y, mejor aún, SIEMPRE)

 

Pues bien, en estos momentos podemos entrenar en pareja y en familia cuatro fortalezas de nuestro carácter, con especial ilusión, porque nos van a ayudar:

 

  • la gratitud

  • la amabilidad

  • el amor

  • y el trabajo en equipo

 

La gratitud

 

La gratitud es una de las fortalezas que mayor bienestar nos genera por sí misma. Agradecer lo bueno que hace el otro y  recibir el agradecimiento por lo que somos y hacemos nos generará bienestar.

 

En estos momentos de cuarentena todo aquello que aumente nuestra sensación de bienestar personal y la de nuestros seres queridos, así como la sensación de valía personal, será un gran regalo.

 

Por eso, al acabar el día, piensa en algo bueno y valioso que hiciste o sentiste y agradécetelo.

 

Dedica un rato a saborear esa gratitud hacia ti mismo.

 

Luego piensa en algo bueno y valioso que hayan hecho tus seres queridos y agradéceselo desde el corazón. Quizás alguien te preparó tu comida preferida o estuvo a tu lado en un momento de sufrimiento y preocupación… Como antes, dedica un rato a saborear ese agradecimiento que sientes hacia tu pareja, tus hijos, tus padres… En definitiva, hacia aquellos que están contigo y te acompañan. Pero, sobre todo, díselo.

 

Es significativo centrar el agradecimiento en la persona que ha hecho algo por ti y no en el hecho en sí. Ha dedicado tiempo para hacerte feliz, para ayudarte, ha pensado en tu bienestar… y es importante reconocerlo y valorarlo en plenitud.

 

La amabilidad

 

La amabilidad genera emociones positivas, mientras que los tonos desagradables propios del enfado, la crítica, la queja o el reproche generan malestar.

 

La amabilidad contribuye a construir relaciones con sentido, amorosas, y es esencial para favorecer que nuestra casa sea un lugar agradable en estos días de cuarentena.

 

Ser comprensivo, paciente, compasivo, respetuoso, escuchar atentamente sin interrumpir, acompañar en silencio estando presente de manera amigable… son opciones valiosas para fortalecer nuestra vivencia de la amabilidad.

 

Se trata de prestar especial atención en ser agradable con el otro  y a actuar de manera empática en la relación, ya sea con tu pareja, tus hijos o un familiar.

 

Es importante cuidar el tono con el que hablamos, pues genera emociones; a nosotros mismos y a los demás.

 

El amor

 

El amor es uno de los pilares en nuestras relaciones afectivas. Puedes fortalecerlo a solas o en compañía con la visualización guiada que encontrarás enseguida, autoaplicándotela o realizándosela a alguien a quien quieres.

 

¿Por qué te propongo esto? Algunos estudios indican que este tipo de meditación contribuye a disminuir la ansiedad, y que estimula y potencia sensaciones de felicidad, conexión, calma y bienestar.

 

 

En concreto, la propuesta consiste en lo siguiente:

 

  • Busca un lugar tranquilo de tu casa, donde no vayan a interrumpirte (o a interrumpiros). Y si te gusta la idea pon una música de fondo suave o aprovecha el silencio de la estancia.

  • Adopta una postura cómoda.

  • Siente la planta de tus pies en contacto con el suelo, enraizados a la Tierra. Toma conciencia de cómo te sostiene la silla o el lugar en el que te apoyas.

  • Observa tu respiración un rato, sin hacer nada, solo observa. Y luego realiza una respiración algo más profunda y pausada otro rato más. Estás conectando con tu esencia amorosa.

  • Ahora repite mentalmente estas frases, varias veces, hasta que las sientas profundamente, con plena conciencia de su significado:

    • Puedo llenarme de amor y bondad

    • Puedo estar a salvo de los peligros internos y externos

    • Puedo estar bien en cuerpo y mente

    • Puedo sentirme en paz y feliz

  • Después piensa en alguien a quien ames. Imaginándolo ante ti, envíale estos mensajes desde el corazón:

    • Deseo que estés lleno de amor y bondad

    • Que estés a salvo de los peligros internos y externos

    • Que estés bien en cuerpo y mente

    • Que sientas paz y felicidad

Eso es, muy bien.

 

Esta meditación está inspirada en la propuesta por el VIA Institut on Character, dedicado a la investigación en el ámbito de la psicología positiva.

 

Ah, quizás te apetezca escuchar en este audio una versión completa de la misma, en V.O, realizada por una gran especialista en este campo, Barbara Fredrickson. Simplemente, presiona la flecha.

 

 

Trabajo en equipo

 

Como estáis todos en el mismo barco, te propongo que realices un brainstorming o lluvia de ideas con todos los implicados y que plantees el tema de cómo trabajar en equipo en estos días de confinamiento en casa.

 

Se trata de construir entre todos. Es el primer paso. Y esto hace que la disposición a colaborar aumente.

 

Algunos ejemplos: ¿Cómo vamos a repartir las tareas domésticas, los espacios de ocio, los de intimidad? ¿Cómo nos vamos a apoyar mutuamente, a distraer juntos o en solitario? ¿Qué podemos hacer para favorecer la calma, las medidas de higiene y seguridad...?.

 

El brainstorming es una técnica que deja volar la imaginación y favorece la creatividad. Cada cual expondrá sus ideas libremente, sin críticas ni cortapisas, pues el objetivo es que la experiencia fluya. Algo muy preciado en momentos de crisis.

 

El potencial en la sinergia de vuestras mentes unidas sumará más que una mente en solitario o durante una discusión acalorada.

 

Con todas las propuestas, llega el momento de ver cuáles empezarán a ponerse en marcha.  Suerte.

 

 

Para terminar, un momento para la introspección:

 

Algunas parejas pueden ver cómo su relación afectiva se deteriora a gran velocidad en estos días; otras ya inician esta etapa de cuarentena con un nivel de conflicto y deterioro importantes, y otras tienen un amplio conocimiento de cómo gestionar sus conflictos con éxito.

 

¿Cuál es el grado de dificultad en tu relación de pareja?

 

 

Si no logras manejar la situación, puedes realizar terapia de pareja online. Es un buen formato para este tipo de terapia.

 

Si deseas más información, consulta mi web presionando el botón HELP

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

En tiempos de crisis, protege tus relaciones

March 25, 2020

1/10
Please reload

Entradas recientes